Puedes compartir por:

Justicia transicional - El prólogo


Nicaragua es un país pequeño que en su historia reciente ha conocido sobre guerras, dictaduras, revoluciones y transiciones. También ha tenido breves periodos de paz, si se entiende la paz sólo como ausencia de guerra, pero de lo que conoce muy poco, o casi nada, es sobre justicia. Conocemos la historia de los vencedores, pero no la de las víctimas. La vida de quienes sufren no está en los libros de texto, ni les rinden homenaje en las escuelas, ni aparecen en televisión.


Hemos crecido en el borrón y cuenta nueva, en el olvido, sin preguntar demasiado, quizás por eso hemos llegado hasta aquí. Muchos pensaron en el olvido como una forma de alcanzar la paz, el problema es que las víctimas no olvidan, ni la sociedad puede sanar si la impunidad somete a la justicia. Entonces ¿realmente puede existir paz sin justicia?


Son muchas las preguntas que rondan el ambiente en estos tiempos  ¿Qué va a suceder cuando Ortega se vaya? ¿Qué pasará con los crímenes cometidos en una sociedad polarizada y llena de odio? ¿Realmente existe alguna forma de reparar a las víctimas? y ¿Cómo podremos asegurar que en Nicaragua no se vuelvan a cometer crímenes de lesa humanidad?


Nicaragua sabe mucho sobre guerra, revoluciones, contrarrevoluciones, transiciones pactadas, componendas de cúpulas, Gobiernos Corporativos, sabe mucho sobre amnistías e impunidad pero poco sobre verdad y justicia. Aunque algunos no quieran, llegó el momento de plantearnos la preguntas que incomodan a los poderosos, llegó el momento de pensar no solo en el presente sino en el futuro para que el pasado no vuelva a repetirse. Llegó el momento de hablar sobre Justicia Transicional.  




También te puede interesar

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Whatsapp
  • Icono social Instagram
  • Youtube
  • Spotify