Compartir:

Escrito por

MP_Writer_Gonzalo Montano.jpg

Gonzalo Montano, Sociólogo, activistas LGBTIQ+ y defensor de Derechos Humanos. Ha estado vinculado al movimiento estudiantil y a organizaciones sociales de izquierda. Actualmente organizado en las Juventudes antifascista pertenecientes a la Coordinadora Salvadoreña de Movimientos Populares. Twitter: @gonzaa_mont

MP_Nayib_Bukele_pupulista.jpg

Compartir:

Populismo y persecución política en El Salvador 

Gonzalo Montano

6 Ene 2022 

En los últimos años, la región centroamericana ha sufrido un profundo retroceso en materia de Derechos Humanos y un resquebrajamiento de la débil democracia que habían construido principalmente los Estados de Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador. Sumado a esto, cada uno de los países ha venido transitando hasta la actualidad una crisis socioeconómica producto de la aplicación de medidas neoliberales implementadas desde finales de los años 80, las cuales precarizaron aún más las condiciones de vida de las grandes mayorías, efectos que se han sentido con mayor intensidad con la llegada de la pandemia de COVID-19. 

Estos contextos de crisis son fértiles para el surgimiento de líderes populistas con tendencias autoritarias. Aunque  lleguen al poder por la vía democrática, lenta o rápidamente convierten a sus países en una dictadura. Tal es el caso de Nayib Bukele en El Salvador, quien desde que asumió el poder ha tenido la férrea tarea de desbaratar la joven, débil e imperfecta democracia del país. A solo ocho meses de haber tomado posesión, invadió el parlamento salvadoreño acompañado de militares fuertemente armados, esto a lo que el mismo parlamento llamó un tiempo después como un “Golpe de estado fallido”  fue la antesala para una serie de acciones autoritarias que incluyen la persecución política, detenciones arbitrarias, presos políticos, leyes que restringen derechos y profundizan el neoliberalismo y el golpe de Estado a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia con ayuda del Parlamento, el cual desde el 1 de mayo del 2021 es de mayoría oficialista. [1]

A pesar de la amplia popularidad de la que goza el presidente de El Salvador, las cada vez más intensas acciones autoritarias, las medidas económicas que no benefician a la población, los casos de corrupción que rodean a su gobierno y el pacto que ha realizado con los grupos organizados al margen de la ley [2], han abierto una fisura en su popularidad y han incrementado el descontento de la población, la cual ha iniciado un nuevo proceso de movilización y lucha social al que cada vez se suman más personas. 

Ola de protestas 

Si bien, las primeras expresiones de rechazo y manifestaciones fueron realizadas por las juventudes organizadas, el movimiento feminista y algunas organizaciones LGBTIQ+ [3], fue hasta el 15 de septiembre del 2021 en el marco del día de la independencia que se realizaría una de las marchas más multitudinarias de los últimos años en El Salvador , en la cual participaron diversos sectores de la sociedad civil organizada y no organizada en contra de la concentración del poder, la Ley Bitcoin, los feminicidios y otras banderas de lucha que motivaron a la población salvadoreña a salir a las calles. Este proceso estuvo marcado por acciones antidemocráticas por parte de la Policía Nacional Civi,l quienes colocaron retenes en las principales calles de acceso a la capital, decomisaron placas y tarjetas de circulación a los transportes que se dirigían a la marcha. [4] 

En el mes de octubre se volvió a convocar a las calles, a estas acciones colectivas el gobierno de El Salvador respondería con la prórroga de un decreto ejecutivo que se creó con el fin de evitar aglomeraciones para reducir los contagios por COVID-19. Según este decreto se excluían actividades culturales, artísticas y deportivas y se prohibían mítines políticos. Quienes incumplieran podrían ser sancionados por el delito de desobediencia con una pena de uno a tres años de prisión. [5] Esta medida fue ampliamente criticada por la sociedad civil debido a que se consideró que lo que se buscaba realmente era silenciar la libertad de expresión de la población y criminalizar la protesta social. 

La marcha se llevó a cabo el 17 de octubre, nuevamente retenes policiales detuvieron los transportes que se dirigían a la manifestación, las personas fueron bajadas de los autobuses y colocadas manos arriba para registrarlas, [6] hecho que recordó las dictaduras militares que durante más de 40 años, realizaron este tipo de acciones para reprimir y violentar el derecho a la protesta de la ciudadanía, provocando una crisis política que desembocó  en 12 años de guerra civil y al menos 75 mil muertos. 

La maquinaria propagandística del gobierno se activó para desacreditar la movilización, sin embargo, esta no fue suficiente para acallar las diversas expresiones de descontento del pueblo salvadoreño, el cual sumaba más motivos y banderas para continuar la lucha. En esta marcha se exigió la derogación de la Ley Bitcoin, la no privatización del agua, se rechazó la reelección presidencial, la propuesta de reforma constitucional, la destitución de los jueces y la denuncia de los cientos de casos de personas desaparecidas.

 
 
 
 
 
 
MP_Nayib_Bukele_pupulista_banner.jpg

Ley de Agentes Extranjeros

Ante las grandes movilizaciones, el régimen de El Salvador no se quedó de brazos cruzados, y el 9 de noviembre se presentó a la Asamblea legislativa la ley de agentes extranjeros, una iniciativa del presidente Nayib Bukele que busca según sus voceros “impedir que fundaciones y ONG de fachada disfracen de donaciones lo que claramente es una intervención para patrocinar asuntos políticos”. Esta ley establece que se creará una instancia supeditada al Ministerio de Gobernación que tendrá la potestad de aprobar o denegar el registro de un agente extranjero. [7]

La ley describe como agente extranjero a “cualquier persona, empresa, asociación o fundación que dentro de El Salvador realice actividades que respondan a intereses, sean controladas o financiadas directa o indirectamente por un mandante extranjero, ya sea personas, gobiernos, partidos políticos, organismos y corporaciones”. Esta ley según como se presentó es ambigua sobre quienes deben de registrarse, pero la falta de inscripción autoriza al Registro de Agentes extranjeros (RAE) impedir la operación de los que a su criterio considere obligados, en caso de las personerías jurídicas, podría este ente pedir su cancelación, de igual manera en el art. 9 se establece un proceso de censura al prohibir “actividades para fines políticos u otros con el objetivo de alterar el orden público o amenazar la seguridad nacional y la estabilidad social y política”, a quien transgreda esto se le impondrá una multa entre $150 mil y 250 mil dólares. 

Además de señalar lo anterior, esta ley puede ser utilizada como amenaza permanente a cualquier voz crítica ya que el RAE podrá determinar a discreción quienes son “agentes extranjeros” y aunque quedan excluidas actividades religiosas, de salud, académicas, científicas o artísticas, será el RAE quien determinará a discreción qué actividades son de “buena fe” o prohibidas. En el art. 10 la Ley de Agentes Extranjeros se establece que toda transacción (donación o pago) a “agentes extranjeros” estará sujeta a un impuesto del 40%. Este impuesto es totalmente desproporcionado ya que busca confiscar y disuadir a los donantes de continuar su apoyo a organizaciones de sociedad civil defensoras de derechos humanos, además apunta a  desfinanciar y quebrar a las organizaciones para que reduzcan sus operaciones, afectando a las poblaciones que son beneficiarias de proyectos sociales que implementan las diversas ONG  en El Salvador. 

Como era de esperarse, las sanciones que contempla este proyecto no solamente serían de carácter administrativo financiero, sino que también penales para ciudadanos y ciudadanas que la incumplan ya que manifiesta que irán a prisión de dos a cinco años quienes contravengan “el orden público, la seguridad nacional o soberanía del Estado”. [8]

Se sabe que este tipo de leyes están diseñadas para darle persecución a las voces disidentes y que contravienen los intereses del actual gobierno, con estas se busca callarlas y evitar que generen opinión pública en temas que no le convienen a los dictadores, ejemplo de ello lo encontramos en Nicaragua donde la Asamblea aprobó la Ley de Regulación de Agentes extranjeros, que  ha servido para controlar, darle persecución y contribuir al cierre de operaciones de organizaciones sociales.

Sin duda hay una amplia similitud entre la ley de Ortega y la de Bukele, la primera ya fue aprobada y ha tenido efectos negativos en la organización social, en el caso de El Salvador hasta la fecha la Ley de Agentes Extranjeros se mantiene a espera de sufrir modificaciones para ser avalada por la Asamblea Legislativa, a pesar de ello los ataques hacia las organizaciones de social civil no se han detenido.

El pasado 22 de noviembre la Fiscalía General de la República controlada también por el Ejecutivo después de la destitución del anterior fiscal, allanó las instalaciones de al menos ocho organizaciones sociales a las cuales se les acusa del supuesto delito de peculado en perjuicio de la administración pública. Dentro de estas asociaciones se encuentran organizaciones de mujeres feministas con amplia trayectoria en tema de derechos humanos las cuales señalaron que 
“el allanamiento les recordó las décadas de los 70 y 80” cuando El Salvador se encontraba en una serie de dictaduras militares.
[9]

Autoritarismo en El Salvador 

Es difícil negar que en la actualidad El Salvador se encuentra en una dictadura autoritaria que cada vez más intensifica la represión, persecución y violencia contra las personas y organizaciones que son críticas a las acciones antidemocráticas y neoliberales que está implementado Nayib Bukele, sin embargo, ante la represión el pueblo salvadoreño ha salido a las calles para defender y denunciar el retroceso en materia de Derechos Humanos que se está viviendo.

Al momento de escribir este artículo, me encuentro con esperanzas de que solo la organización y la solidaridad nacional e internacional es lo que nos hará superar el bache fascistoide en el que nos encontramos. El domingo 12 de diciembre nuevamente se encontraron en las calles, mujeres, hombres, juventudes, personas de la tercera edad, personas LGBTIQ+, entre otras para denunciar las desapariciones de cientos de mujeres y jóvenes, la criminalización de defensores y defensoras de derechos humanos, la privatización del agua, el autoritarismo y la corrupción, el desmantelamiento del sistema de salud pública, la ley bitcoin, la ley de agentes extranjeros y para exigir la renuncia del presidente. [10]

 
 
 

Referencias

[1] Campos Madrid, Gabriel. (31 mayo 2021). “Del 9F al 1M, el camino a la autocracia”. La Prensa Gráfica. https://www.laprensagrafica.com/elsalvador/Del-9F-al-1M-el-camino-a-la-autocracia-20210530-0082.html

[2] El jueves 3 de septiembre del 2021, el periódico digital El Faro revelaría que el Gobierno de Bukele llevaba un año negociando con pandillas la reducción de homicidios y apoyo electoral, véase: Martínez Carlos, Martínez Oscar, Arauz Sergio y Lemus Efren. (3 septiembre 2021). “Gobierno de Bukele lleva un año negociando con la MS-13 reducción de homicidios y 

apoyo electoral”. El Faro. https://elfaro.net/es/202009/el_salvador/24781/Gobierno-de-Bukele-lleva-un-a%C3%B1o-negociando-con-la-MS-13-reducci%C3%B3n-de-homicidios-y-apoyo-electoral.htm

Esta información seria confirmada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos mediante sanciones a dos de los funcionarios del actual gobierno, véase: Sanz José Luis (8 diciembre 2021). “Sanciones por pacto con pandillas y corrupción enfrenta a Bukele con Estados Unidos”. El Faro, https://elfaro.net/es/202112/el_salvador/25888/Estados-Unidos-sanciona-a-funcionarios-de-Bukele-por-la-

[
3Si bien las protestas contra el régimen de Bukele se pueden señalar desde mucho antes, algunas de las primeras concentraciones en contra de las acciones autoritarias del gobierno de Nayib Bukele se realizaron en el Monumento a la Constitución, una de ellas el 2 de mayo del 2021 después del golpe a la Sala de lo Constitucional, fue convocada por organizaciones de juventudes, antifascistas, feministas y LGBTIQ+, a esta concentración acudieron un ciento de personas, véase: Vichez Gerson. (2 mayo 2021), “La lluvia no apagó la protesta contra Bukele”, Revista Factum, https://www.revistafactum.com/la-lluvia-no-apago-la-protesta/

El 1 de septiembre, el gobierno de Bukele se enfrentaría a tres protestas consecutivas en un mismo día, nuevamente organizaciones de juventudes, antifascistas, feministas y LGBTIQ+ convocarían en el Monumento a la constitución para repudiar la imposición del Bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador, la concentración del poder mediante la destitución de Jueces y la captura arbitraria de Mario Gómez, un activista que se dedicó en redes sociales a brindar mayor información sobre el tema del bitcoin, véase: Calderón Beatriz, (1 septiembre 2021), “No somos un 3%, somos montón ya: salvadoreños protestan contra bitcoin, militarización, endeudamiento y detención de Mario Gómez”, https://www.laprensagrafica.com/elsalvador/No-somos-un-3--somos-un-monton-ya-Salvadorenos-protestan-en-monumento-a-la-Constitucion-contra-el-Bitcoin-militarizacion-endeudamiento-y-detencion-de-Mario-Gomez-20210901-0082.html

negociaci%C3%B3n-secreta-con-las-pandillas.htm

[4]  La Prensa Gráfica, (15 septiembre 2021), denuncian que retenes policiales intentan impedir llegada de manifestantes contra Bukele a la capital salvadoreña, La prensa Gráfica, https://www.laprensagrafica.com/elsalvador/Denuncian-que-retenes-policiales-intentan-impedir-llegada-de-manifestantes-contra-Bukele-a-la-capital-salvadorena-20210915-0024.html

[5]  Asamblea Legislativa de El Salvador (13 octubre 2021), Diputados prorrogan medidas contra aglomeraciones para evitar COVID-19, Asamblea Legislativa, https://www.asamblea.gob.sv/node/11671

[6]  Rauda Nelson, Peña Víctor, (17 octubre 2021) “Pese a los retenes policiales, miles volvieron a protestar contra Bukele”, El Faro, https://elfaro.net/es/202110/ef_foto/25796/Pese-a-los-retenes-policiales-miles-volvieron-a-protestar-contra-Bukele.htm

[7] Gavarrete Julia, Lazo Roxana (10 noviembre 2021), “La ley de agentes extranjeros está diseñada para perseguir voces criticas al Gobierno”, El Faro, https://elfaro.net/es/202111/el_salvador/25838/La-Ley-de-Agentes-Extranjeros-est%C3%A1-dise%C3%B1ada-para-perseguir-voces-cr%C3%ADticas-al-Gobierno.htm

[8Puede consultarse la Ley de Agentes Extranjeros en el siguiente enlace,

https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&ved=2ahUKEwiIj6X4h-X0AhVSTDABHZyxDkgQFnoECAIQAQ&url=https%3A%2F%2Frecursos.elsalvador.com%2Fdocumentos%2F2021%2F11%2F11%2Fasamblea-legislativa.pdf&usg=AOvVaw3FFjD8L1NW1Culy32feo8B

[9]  Radio YSUCA, (22 noviembre 2021), “Allanamientos a organizaciones: es estar viviendo el periodo de los años 70 y 80”, YSUCA, https://ysuca.org.sv/allanamientos-a-organizaciones-no-gubernamentales-es-estar-viviendo-el-periodo-de-los-anos-70-y-80/

[10]  EFE, (12 diciembre 2021), “Miles de salvadoreños protestan por las acciones dictatoriales de Bukele”, Swissinfo.ch, https://www.swissinfo.ch/spa/el-salvador-protestas_miles-de-salvadore%C3%B1os-protestan-por-las--acciones-dictatoriales--de-bukele/47186294