MalditoPaisedt2.png

El robo del poder y el poder de robar

Hora Cero

14 Nov 2020

Históricamente, la política en Nicaragua ha sido -como diría el poeta José Coronel Urtecho- un robo del poder para poder robar, pero también y aunque redundante, un robo del poder para tener poder. Es el robo total, la corrupción estructural en Nicaragua ha sido ejercida por las redes políticas y económicas que han establecido un diferencial de poder basado en impunidad, abuso y apropiación de bienes de la ciudadanía.

 

Hablar de redes económicas y políticas es repensar no sólo al sujeto corrupto, sino, el concepto de corrupción. La reciente sanción de parte del Secretario de Estado de los Estados Unidos hacia el expresidente Arnoldo Alemán resucitó en la memoria colectiva el recuerdo del que hace unos años fue catalogado como uno de los 10 presidentes más corruptos del mundo

 

El Pacto Alemán-Ortega significó un punto de inflexión en la incipiente ruta democrática que llevaba el país después de  la transición a la posguerra en 1990. No solamente fue la repartición de las instituciones del Estado entre el Partido Liberal Constitucionalista y el Frente Sandinista de Liberación Nacional, sino que eventualmente dicho pacto funcionó para Alemán como un sobreseimiento a todos los cargos que le fueron imputados por corrupción. El pacto fue en ese sentido, también una pieza clave en la institucionalización de la impunidad. 

 

Si el pacto Alemán-Ortega es un hito de la corrupción en la historia reciente y se puede entender desde las redes políticas. ¿Por qué no hablamos también del pacto entre redes políticas y económicas que se dio a partir del 2008 con el acercamiento del Gran Capital representado en el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) y el FSLN?

 

El problema reside en pensar la corrupción desde la individualidad, cuando en realidad opera en sistemas de redes sociales que tienen distintos niveles de interacciones e intercambios políticos y económicos. Alemán y Ortega no solamente tienen en común ser corruptos desde la individualidad, sino que han sido parte de las mismas y/o distintas redes de corrupción a lo largo del tiempo. El otro problema es obviar que la corrupción tiene graves consecuencias institucionales a mediano y largo plazo.

 

La Captura del Estado es una forma compleja y avanzada de corrupción en la que intervienen individuos, grupos, empresas y organizaciones en la redacción y la implementación de leyes, reglamentos y políticas públicas para obtener beneficios perdurables en el tiempo. ¿Por qué no pensar en el Modelo COSEP como un ejemplo de Captura del Estado que se enmarca en la corrupción estructural? No solo por las 200 leyes o la reforma a la Constitución en las que influyeron estas redes económicas del COSEP, sino por el impacto institucional que tuvo dicho modelo. Mientras las redes políticas y económicas incrementaron  sus privilegios, la institucionalidad palidecía. Bajo este modelo, el Estado fue reconfigurado y cooptado en su totalidad por la red política y económica ilícita orteguista que hoy gobierna como dictadura.

Esas mismas redes que  se organizan y reorganizan, disputan el poder para las elecciones del 2021. Algunas cambian de colores, de partidos, otras de logos, siglas y alianzas, pero son las mismas redes al final. Y pretenden dar continuidad a un modelo corrupto que trajo consigo muchos privilegios económicos y políticos para sus grupos, pero graves consecuencias para nosotros, el pueblo. Hoy por hoy, estas redes políticas lo que quieren es cambiar las cosas a su modo  para que al final nada cambie. 

 

Si queremos cambios estructurales, debemos proponer y exigir cambios estructurales. Cualquier otra cosa que no sean propuestas de cambios profundos será más de lo mismo. Será gatopardismo, y así los que en algún momento fueron/son socios, seguirán con su negocio de la corrupción estructural.

 

Al fin de cuentas el negocio de los negocios de los socios de sus negocios ordinarios y extraordinarios, sus sanguinarios negocios de sangre

 

José Coronel Urtecho. Paneles de Infierno (1981)

Otros escritos

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Whatsapp
  • Icono social Instagram
  • Youtube
  • Spotify